foto 8m.jpeg

  Ph  Sergio D'Addona 

 TODO CUIDADO ES POLÍTICO 

Por Lea del Puerto

Construir una sociedad con igualdad de oportunidades para todos y todas implica profundizar en una ardua tarea - compleja y de enfoque multidimensional y multidisciplinario – a fin de revisar (una y otra vez, una y otra vez) las persistentes “brechas de género”. 

En ese sentido, analizar y debatir sobre cómo y quiénes desarrollan las tareas de cuidados conlleva también adentrarse en estructuras y procesos sociales naturalizados dentro de un complejo entramado social que establece roles y distribuye responsabilidades en función de mandatos sociales de corte netamente patriarcales.

Para iniciar este camino es preciso tomar en cuenta la trascendencia que las tareas de cuidados tienen en nuestra vida, su carácter indispensable para el desarrollo de la sociedad y para el sostenimiento del sistema económico.


Es justamente en este estado de cosas que se vuelve imprescindible visibilizar que la adjudicación de un tipo de responsabilidades de manera casi exclusiva a las mujeres genera desigualdades e inequidades para el colectivo femenino y disfuncionalidades en el sistema comunitario.

Las tareas de cuidado están atravesadas por relaciones sociales establecidas a partir de construcciones de género, así es que se establecen roles y funciones que se asignan a varones y mujeres, con anclaje en la división sexual del trabajo. Las tareas vinculadas con lo doméstico-reproductivo fueron y siguen siendo establecidas como labores femeninas.

Si bien la incorporación de las mujeres al trabajo productivo ha aumentado (aunque siguen siendo desiguales las condiciones en relación a los hombres, cuestión que se ejemplifica en menores sueldos por igual trabajo, mayor cantidad de mujeres en el ámbito laboral informal, entre muchas otras), la responsabilidad de las tareas de cuidado y su desarrollo continúa recayendo en los hombros de las mujeres. Madres, abuelas, hermanas, tías, vecinas, amigas y trabajadoras domésticas remuneradas son quienes encarnan y sostienen las innumerables tareas de cuidado que son necesarias para llevar adelante los hogares y la vida de quienes forman parte de ellos.